Desastre de Aznalcóllar

De Ecowiki
Saltar a: navegación, buscar

El 25 de abril de 1998 el Guadiamar, dentro de la provincia de Sevilla, es testigo de la mayor catástrofe medioambiental en la historia de España. Una balsa de residuos de la mina de Aznalcollar se rompió y vertió más de seis millones de toneladas de barro tóxico y aguas ácidas ricas en cinc y arsénico. En dicha mina se producían concentrados de zinc, plata, plomo y cobre extraídos de un criadero pirítico. Además también contenía arsénico, cadmio, talio… Cuando se produjo el desastre, los residuos se vertían a un enorme estanque artificial. Dicho estanque tenia una superficie aproximada de 1,5 km2, el cual contenía unos treinta y un millones de toneladas de fangos. Alrededor de este embalse se había construido un dique de contención que se había ido agrandando progresivamente para aumentar su capacidad.

·El día que se produjo el desastre, el dique que contenía los residuos sufrió una rotura de unos 50 metros de longitud y los residuos (alrededor de tres millones de metros cúbicos de fangos y cuatro millones de metros cúbicos de aguas ácidas) se vertieron contaminando sobre unas 4.500 hectáreas de tierra en loas lindes del Parque Nacional “Coto de Doñana” y que alcanzaron el río Guadiamar. El tramo alto y medio del río se encuentra afectado por lodos piríticos mientras que el tramo bajo por aguas ácidas. Además se aprobó un muro de contención, construido para evitar la expansión de los residuos en las zonas colindantes al río, en este caso el Parque Nacional “Coto de Doñana” y las marismas.

·El impacto ambiental fue muy grande debido a la gran cantidad de residuos almacenados en la mina. Mediante datos obtenidos de diversas asociaciones (ecologistas en acción, entre otros) sabemos que este impacto ha sido demoledor. Los principales afectados han sido los cultivos que se encontraban en las tierras colindantes a la presa, que han sido devastados, y las propias tierras que han quedado estériles. Por otra parte, en cuanto a la flora y a la fauna, los animales y plantas que se encontraban en el río Guadiamar y los que utilizaban este como medio para alimentarse. Las especies de Doñana también se han visto afectadas por el gran número de metales pesados vertidos sobre le terreno. Para ser más concretos, las explotaciones afectadas fueron fundamentalmente: 1.1225 Ha de Eucaliptos, 1.193 Ha de cereal y oleaginosas, 985 Ha de pastizales, 542 Ha de arrozales, 485 Ha de zonas de palustres inundadas, 304 Ha de frutales y olivares, 220 Ha de algodón, 78 Ha de vegetación de la ribera, 77 Ha de graveras, 52 Ha de dehesa clara y 43 Ha de cultivos hortícolas. Estas serias consecuencias también afectó a la vida de allí al destrozar tu hábitat por tanto se llegaron a recoger 29.680 Kg de peces muertos y 218 kg de cangrejos asfixiados por la gran cantidad de partículas en suspensión de las aguas y como resultado de la extrema acidez.

·Esto llevó a una reacción por parte de la Junta de Andalucía, que fue la expropiación de tierras afectadas. Este fue el primer caso en España de expropiación por desastre ecológico, y se puso en marcha un plan de rescate, recuperación y acondicionamiento de toda la cuenca. Este suceso hizo que llamara la atención a la comunidad científica, y hubo numerosos proyectos que trataron el tema. En estos momentos sigue siendo importante y mantiene su vigencia debido a otros vertidos tóxicos que se han dado en otros países, el último caso ha sido en Hungría, el 4 de octubre del 2010, se escapó de una balsa de contención de una fábrica, nada menos que un millón de metros cúbicos de lodo rojo, un subproducto derivado de la producción de aluminio. Paradójico es, incluso atrevo a decir descerebrado, que la Unión Europea haya elegido como asesora de entre seis personas que forman el gabinete para el vertido en Hungría a una responsable de la empresa del vertido de Aznalcóllar (Boliden). Esto a causado gran indignación en el CSIC, y Medio Ambiente señala a la empresa sueca que no ha abonado nada de la factura del desastre, por lo que el acontecimiento de la cuenca del Guadiamar es de gran interés para la comunidad científica y debería serlo también para las autoridades europeas, asunto puesto en duda por lo expuesto.



Contenido

Localización

Ver este mapa en Google Mapas UNIQ2c9ebe2c41443ee1-googlemap-00000000-QINU

Responsables

Respuesta ciudadana

Cómo colaborar

  1. ¡Ayuda a mejorar este artículo!

Evolución cronológica y resolución

Impacto ambiental y social

Referencias



Enlaces externos

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Compartir